Es un lamento. Un contratiempo que puede marcar una carrera deportiva

Es un lamento. Un contratiempo que puede marcar una carrera deportiva. Los deseos expuestos con claridad se topan con la cruda realidad. Es muy difícil que Mbappé firme por el Real Madrid en julio, salvo que una operación financiera con muchas aristas permita que la estrella llegue al club que pretende desde hace tres años, con Zidane como introductor de embajadores. La pandemia ha destrozado las economías de los grandes clubes europeos en tal medida que unos desean vender, el PSG, y otros ven complicado fichar, el Real Madrid. El París Saint-Germain presentará un déficit de 240 millones de euros y necesita hacer un gran traspaso para cuadrar sus números. El conjunto blanco calcula hoy que sus número rojos serán este año de 60 millones y la contratación de Mbappé parece casi imposible, aunque el precio sea el mejor de los últimos tiempos. El delantero francés acaba contrato en 2022 y los intermediarios internacionales han filtrado que el coste de la operación sería de 160 millones, la misma cantidad que valió Hazard.

El Real Madrid dejará de ingresar esta temporada 300 millones por culpa del cierre de todas sus fuentes de ingresos y tiene en la cabeza reducir las cifras rojas, que ya ha conseguido disminuirlas con malabarismos de ahorro desde los 90 a los 60 millones en seis meses. El fichaje de Mbappé solo sería factible si traspasara a dos hombres importantes de su plantilla. El primero sería Vinicius, que es pretendido por el PSG. Pero haría falta sacar dinero de otro jugador importante para hacer factible una operación que actualmente se presenta imposible. Es el quid de la cuestión.

Hablar con Al-Khelaifi

Mbappé ha lanzado un SOS para conocer si el Real Madrid está dispuesto a liarse la manta a la cabeza este verano, que es cuando se puede. El club español quiere, pero no sabe siquiera si tendrá manta. El mensaje del futbolista es claro y es paralelo a la intención de Leonardo (director deportivo del PSG) de conseguir un dinero relevante para encajar los números. El jugador deja claro que el París Saint Germain le presiona para renovar ya o marcharse y obtener dinero por él. Lo que no permitirá la entidad parisina es que se marche libre en 2022 salvo que el Real Madrid admitiera pagar entonces 150 millones de euros.

Las cartas están boca arriba y si el Real Madrid está dispuesto a jugar la partida asume que debe hablar con Al-Khelaifi para alcanzar una entente económica viable. Florentino Pérez sabe que toda la operación pasaría por una conversación directa con el presidente del PSG para considerar opciones que hoy se vislumbran muy complicadas. Entre otras cuestiones, porque después habría que pagar la ficha de Mbappé durante un mínimo de cinco años, que sería la más cara de los 119 años de historia de la entidad madridista. Hoy gana 18 millones netos, que serían 34 brutos por campaña para el Real Madrid. Y pedirá más dinero.

Todas estas cuentas exigirían una ingeniera financiera difícil que se topa de bruces con la realidad que la casa blanca ataca actualmente para eliminar el déficit del curso. El club negocia una rebaja salarial de la plantilla madridista que oscilará entre el 10 y el 25 por ciento. El análisis económico de la empresa necesitaría que sus futbolistas aceptaran una reducción salarial del 25 por ciento, que significaría un ahorro de 113 millones, pues el Real Madrid ha dejado claro a sus profesionales que el coste total de sus emolumentos supone 451 millones de los 617 presupuestados para el balance 2020-21.

El plantel rechazó inicialmente bajarse el salario en una reunión mantenida a finales de diciembre. Ramos, el capitán, expuso a sus compañeros la petición de la empresa y dijo inicialmente que no estaba dispuesto a reducir otra vez su nómina, pero que cada uno, lógicamente, sería libre de decidir. Todos sus compañeros, excepto Casemiro, también votaron "no". Posteriormente, la entidad dialogó individualmente con cada jugador y muchos ya han aceptado ganar menos dinero, pero rechazan el 25 por ciento. El pacto puede oscilar entre el 10 y el 12 por ciento, lo que significaría entre 45 y 54 millones de ahorro para el Real Madrid.

Los jugadores aducen que ya perdonaron 30 millones en primas por la Liga y la Supercopa de España conquistadas en la campaña anterior, que es como si se hubieran bajado el sueldo otro 7 por ciento tras el 10 por ciento firmado en mayo.

La empresa espera que la próxima temporada se juegue con normalidad y regresen todos los máximos ingresos de merchandising, televisión, taquillas, giras y tiendas. El problema es fichar a Mbappé en julio, antes de recibir el dinero fresco de la siguiente campaña. Habría que pagar "a futuros".
Publicar un comentario (0)
Artículo Anterior Artículo Siguiente